domingo, 21 de octubre de 2007

Odisea del Ensayo

Me gustaría partir dando una opinión personal de la película que probablemente se encontrará directamente ligada a lo que será mi tesis y mis argumentos a favor de esta.

Excelente película, de hecho, una de las mejores que visto en este último tiempo. Esto es, porque mezcla fuertes sensaciones, como la ansiedad, la paranoia, la desesperación y la angustia, lo que hace que uno se involucre a fondo en lo que sienten los personajes.

Tengo que decir también, que para ver esta película debes tener tiempo de sobra, paciencia y estar completamente lúcido, pues esta película no se caracteriza por su facilidad de entendimiento (de hecho, tuve que retroceder para ver de nuevo algunas escenas).

Pero entremos en lo que nos interesa, que es el ensayo. Probablemente la pregunta más frecuente que uno se hace al terminar de ver esta fabulosa película es “¿De que diablos está hablando esta película?”. Afortunadamente creo tener algunas respuestas, bastantes acertadas me atrevería a decir, sobre esta o más interrogantes. Aunque es verdad que el profesor que nos incitó a hacer este trabajo, el señor Pablo Torres, nos dio 4 puntos de los cuales debíamos elegir 1 para hablar, yo prefiero ser como los filósofos, es decir, abarcar la totalidad. En pocas palabras, me basaré y argumentaré usando toda la película como mi terreno de trabajo.

Al comenzar la película, en la escena de los monos, arden deseos de adelantarla para ver que es lo que sucede y ver que es lo que está pasando. Incluso algunos espectadores de afirmarán”Esta escena de la película no tiene sentido alguno” o “Es la escena más irrelevante de la película”. Mas se equivocan, pues esta es la escena fundamental de la película.

Esta escena, queridos lectores, es la que nos permite comparar al hombre primitivo con el hombre del futuro. Cabe decir que de aquella comparación sacamos a relucir más semejanzas que diferencias.

Si tomamos, por ejemplo, el caso del monolito, no verán diferencia alguna entre el comportamiento de los primitivos con el comportamiento del homo sapiens (dejando al margen, obviamente, los chillidos que emitían los rústicos primates).

Si observamos bien nos daremos cuenta que ambos bandos miraban con curiosidad, miedo y cautela aquel extraño monolito. Pese a la gigantesca y avanzadísima tecnología de unos, y la ignorancia y desconocimiento de otros, el comportamiento era muy similar, por no decir igual. Esto nos lleva a pensar que lo que la película nos quería decir, en parte, es que, a pesar de ser tan avanzados como somos, no nos diferenciamos tanto de nuestros primeros antepasados.

Un fuerte argumento para reforzar esto que digo es que a pesar del inmenso período de tiempo entre el futuro y el pasado, los anhelos, necesidades y herramientas son casi las mismas y cumplen la misma función, obviamente las del hombre del futuro marcadas por una gran tecnología. Como decía sus anhelos son casi iguales, como por ejemplo, el querer marcar el territorio, el querer saber más y el tener la supremacía sobre otros entes vivientes. Obviamente cuando estas necesidades básicas son satisfechas, van por más, avanzando y progresando hasta puntos, como luego veremos, bastante peligrosos.

Pero hemos hablado más bien sobre cosas concretas y objetivas que de otra cosa, pero ahora me atendré a responder (o a intentar hacerlo), una de las preguntas o interrogantes más frecuente después de haber visto este magnífico film. Esta es “¿Qué pasó al final, por qué el hombre se transformó en bebé del porte de un planeta?”.

Eso es señores, la ciclicidad de la vida, la explicación del antes y del después. Esto me lleva a afirmar, por raro que parezca, que los australopitecus* venían antes de nosotros, es decir, son nuestro pasado, pero a la vez nuestro futuro. Se que sonará como idea barata para crear suspenso, pero no es así. Casi al terminar la película, cuando nuestro amigo piloto viaja por esa especie de vórtice de espacio-tiempo, no hace más que transportarse a lo que todo humano debe transportarse algún día, a lo que sería nuestro camino final…

Pero expliquemos más a fondo que es lo que esto significa y que se concluye, pues hacer afirmaciones sin conclusiones, es demasiado vacío. El hombre al llegar a esa habitación, que yo más bien la tomé como una “cuarta dimensión”, es la representación del “desafío”, si se puede decir así, final del hombre, final del hombre, su muerte y su trascendencia como algo más que un cuerpo, un contenedor. ¿Cómo me di cuenta de esto?¿Como fue que lo interpreté?, simplemente observé que cuando nuestro protagonista estaba cenando, su copa se cayó y se rompió, mas note que el vino seguía allí, es decir, el hombre se despoja del contenedor, del cuerpo, pero sigue evolucionando como esencia. Después de haber visto y analizado con detención estos puntos, podemos concluir que el espacio en que habitaban todos, era circular, es decir, por mucho que se alejara el hombre moderno con su tecnología y avances científicos del afarensis*, al final llegaba y empezaba todo de nuevo, como si hubiera nacido otra vez. ¿Entiende ahora, señor lector, lo que quería decir Kubrick con ese bebé gigantesco?

Al final como pudimos ver, aparece por tercera vez ese extraño monolito, pero, ¿que es realmente ese monolito?, ¿será solo eso, un monolito negro?

Ese monolito, estimados lectores, es más que un palo negro plantado por extraterrestres para molestar a los simios, satisfacer a los homos sapiens y atormentar a aquel pobre anciano en su lecho de muerte. Este monolito tiene directa relación con lo que son las herramientas y su evolución, pues es la representación de un desafío, que les hace ver sus características para poder sobrevivir, ¿y como?, creando herramientas que le permitan sobrevivir y tal vez más allá de la supervivencia, es así como aparece el monolito en la luna diciéndole a lo hombre “¿Qué están haciendo?”, “han evolucionado y avanzado solo para que sus máquinas hagan su trabajo…”, “…son como niños en el espacio, pues han tenido que aprender todo de nuevo, como caminar si gravedad, o comer comida de bebés”. Finalmente el último monolito aparece como muestra del error humano en sus herramientas, pues alcanzó tal tecnología, que la maquina era más inteligente que él y capaz de suplantarlo fácilmente.

Es así como el monolito va marcando un antes y un después dentro de la historia de la película.

Finalmente quisiera hacer una tesis bastante explícita, para mayor facilidad del lector, y argumentarla debidamente. Esta es, y lo afirmo sin remordimientos, que tanto la muerte de la máquina, como la muerte de los humanos, esta dada por un error humano, que fue crear a Hal-9000 a “imagen y semejanza del hombre”, pues al hacer esto, la paranoia se apodera de todos, incluyendo a la máquina, que mata a los tripulantes simplemente por tener miedo de ser desconectado y “morir”, según el, lo hace por el bien de la misión.

Esto se puede argumentar también, con ayuda de las bases del párrafo anterior, pues el monolito, estaba allí como “guardia” vigilando lo que el hombre hacía, y al mismo tiempo diciéndole, “no te das cuenta de lo que haces, dependes tanto de tu tecnología, que terminará por sustituirte”

"Esta es la primera época que ha prestado mucha atención al futuro, lo cual no deja de ser irónico, ya que tal vez no tengamos ninguno."

Arthur C. Clarke